«Actuar como si no hubiera enemigo»

“Actuar como si no hubiese enemigo”, es la frase que repetía Sergej Zhukov, uno de los militares que impartía una formación de Systema (arte marcial Ruso) ofrecida en Letonia, a la que pude asistir. 

Es el que se encuentra a mi derecha en la foto

Hacía hincapié en ello debido a que la adaptación y la reacción fluida son unos de los pilares más importantes en este arte marcial. Prescinde de una estructura muy definida, sin embargo, desarrolla la adaptabilidad y la fluidez de forma sorprendente. 

Pero bueno, practiquemos Systema o cualquier otra arte marcial, una de las cualidades más beneficiosas a la hora de trabajar las aplicaciones, el sparring y el combate es la ausencia de tensión, esta ausencia de tensión a nivel físico nos permite un movimiento más limpio, fluido, estable y enérgico; y otra propiedad fundamental que nos aporta es la capacidad de adaptación. La tensión articular y muscular además de entorpecer el propio movimiento y limitar su potencial, dificulta notablemente la posibilidad de modificación de la acción si esta variara. Si no fuera suficiente semejantes infortunios, además, precisa de mayor desgaste energético y mental.

 

¿De dónde viene esta tensión?

 

Del miedo, Sergej Zhukov se refería a actuar sin miedo, ya sea que aparezca en forma de inseguridad, desasosiego o cobardía. Viéndolo objetivamente, se puede decir que el miedo es una opción y que es algo subjetivo.

Por ejemplo, algo que a mí me produce miedo o inseguridad, a otra persona le puede resultar insignificante. Podemos encontrar personas que en combate se desenvuelven como pez en el agua y otras que les cueste mucho más. Cada cual siente miedo por situaciones o elementos diferentes y con distinta medida. 

No quiere decir esto que no exista el peligro, no nos equivoquemos, el riesgo es cierto y real, muy real, pero el miedo reside en nuestra razón. 

El estado óptimo de presencia personal es el de la calma, ésta resulta la situación ideal, en la que tomaremos mejores decisiones y sufriremos menos desgaste físico y mental.

Para vencer el miedo, a la hora de entrenar, como en la vida,  se hace imperativo adquirir seguridad a la hora de proceder, y esto se logra con la repetición. No cualquier forma de reproducción, no; lo que me va a dar tranquilidad y determinación es la repetición desde un estado de serenidad, aprendizaje y que me procure confianza. Tiempo habrá de realizar un trabajo más intenso. Sin embargo, el trabajo bien hecho debe construirse desde unas bases técnicas, físicas y mentales eficientes.

Y de nuevo, una de las claves reside en la respiración…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *